Una gárgola en la catedral que es un 'grito'

DP
-

Las obras de restauración de la seo se prolongarán, tras la autorización de su prórroga, hasta el 31 de marzo de 2020, con lo que concluirán año y medio después de su inicio

Una gárgola en la catedral que es un ‘grito’ - Foto: Óscar Navarro

Las obras de restauración que se ejecutan en la catedral, las «más importantes en cien años» en palabras del delegado diocesano de Patrimonio Artístico y Cultural, José Luis Calvo Calleja, han deparado alguna sorpresa, como las pinturas góticas descubiertas en un fuste románico ubicado en el exterior del muro que cubre la capilla mayor o las halladas en el sepulcro de Pedro Fernández de la Piña de la capilla de Nuestra Señora la Blanca, origen de la actual seo gótica -se colocó  la primera piedra en 1321-. También  dejan un nuevo elemento, un gárgola en la parte de atrás de la torre.
El cantero, escultor y restaurador Pedro Luis Echevarría cuenta que con las pautas dadas por los arquitectos Florentino Díez Sacristán e Ignacio Vela Cidad, de AD+ (proyecto y dirección de las obras), que buscaban una gárgola de «estilo escultórico y contemporánea»,  hizo varios diseños a partir de la petición: «un grito» y «formas geométricas inspiradas en Subirachs y Chillida» y que «chocara, como en su día la del fotógrafo». Esta, es verdad, se encuentra más a la vista, mientras que el grito, a pie de calle, puede llegar a verse desde el claustro sin poder apreciarse los detalles. Esta nueva gárgola sustituye a la de comienzos del siglo XX, prácticamente desaparecida. Este nueva pieza fue tallada in situ en piedra de Campaspero por Echevarría -suyo es todo el trabajo en piedra, realizado durante un año-.
La restauración de la catedral, enmarcada en el programa del 1,5% Cultural del Ministerio de Fomento, incluye la intervención en el cuerpo superior de la torre, con una  recuperación funcional del sistema de evacuación de aguas pluviales cuyo mal funcionamiento ocasiona humedades generalizadas en el cuerpo de campanas, con la aparición de manchas de humedad en el cuerpo superior, incipiente meteorización de morteros en juntas y colonización de plantas superiores. El proyecto contemplaba a la vez la restauración de las fábricas afectadas y de los elementos ornamentales de remate superior (pináculos, gárgolas, balaustrada, espadaña), aquejados de los mismos problemas y riesgos de la fachada occidental. Así -si echa mano de fotografías antiguas es más perceptible la actuación-, con quince puntas, de diferentes tramos, hasta un pináculo nuevo de más de cuatro metros.
Las obras de restauración, una vez autorizada la prórroga -el plazo de ejecución finalizaba el 31 de diciembre-, se prolongarán hasta el 31 de marzo de 2020, según señala José Luis Calvo. «En Semana Santa todo el andamiaje estará desmontado», comenta. También avanza que «en breve» comenzará la instalación de una nueva iluminación (convenio suscrito entre la Diócesis e Iberdrola por 220.000 euros y que afectará a las naves, el crucero, las bóvedas, el retablo mayor, la capilla del Sagrario y la cripta visigoda). José Luis Calvo habla también de futuras restauraciones, más cuando de junio de 2021 a junio de 2012 se celebrará el VII Centenario de la colocación de la primera piedra de la catedral gótica. Así, «habría que actuar en los tapices de Fonseca». 
La financiación de las obras (fachada occidental, capilla de la Virgen Blanca, cuerpo superior de la torre, bóvedas  de las naves, aseos) corresponde conjuntamente a la Diócesis y al Ministerio de Fomento, a través de la Subdirección General de Arquitectura y Edificación de la Dirección General de Arquitectura, Vivienda y Suelo,  dentro del programa del 1,5% Cultural. La Junta de Castilla y León colabora a través de una subvención por importe del 25% de la inversión prevista. De esta manera, el Ministerio de Fomento aporta 1. 323.484,84 euros, y el promotor, es decir la Diócesis, el resto, 360.265,16 euros de manera directa y 561.250 a través de la ayuda de la Administración regional. La inversión total asciende a 2.245.000 euros.