scorecardresearch

Redescubriendo los pueblos

Agencias-SPC
-

La España rural se prepara para vivir, de rincón a rincón, un verano en el que las fiestas y las emociones volverán a impregnar los enclaves con más encanto de toda la geografía

1.-Agulo, ‘el bombón de La Gomera’. 2.-Cudillero, un lugar fascinante. 3.-Beget, de esencia medieval. 4.-Bulnes, ideal para el senderismo. 5.- Genalguacil, de influencia árabe. 6.-Molinaseca, en León. 7.- Baños de Encima, en Sierra Morena

¿Qué hace que un sitio tenga más encanto que otro? ¿Cuál es el factor para que un lugar se convierta en nuestro favorito? ¿Será su recóndita ubicación? ¿O más bien el insólito atardecer en sus playas? Quizá sea un conjunto de su gente, sus costumbres y las emociones que despierta. Por suerte, España cuenta, de rincón a rincón, con una infinidad de municipios mágicos y especiales, preparados para recibir a cualquiera que quiera descubrir sus atractivos y singularidades a lo largo de este verano. Y aunque en 2022 solo Puentedey (Burgos) se ha incorporado al prestigioso club de los Pueblos más bonitos de España, la lista no ha dejado de crecer ni siquiera durante la pandemia, tiempo en el que se han sumado 12 localidades más donde poder volver a disfrutar de las divertidas fiestas rurales. Ahora, Agulo (La Gomera), Beget (Girona), Cudillero y Bulnes (Asturias), Baños de la Encina (Jaén), Genalguacil (Málaga), Garachico (Tenerife), Roncal (Navarra), Molinaseca (León), Nuevo Baztán (Madrid), Valverde de la Vera (Cáceres) también lucen su sello oficial y forman parte de este itinerario.

Hay que acercarse hasta el territorio burgalés para descubrir Puentedey, una localidad con apenas medio centenar de vecinos que debe su nombre a que se encuentra asentada sobre un puente de piedra natural creado por el río Nela, detalla la guía de Pueblos bonitos.

Este singular municipio burgalés, con una curiosa arquitectura que data del siglo XV, es testigo cada verano de los festejos patronales de San Pelayo, con una actividad muy peculiar: «la prueba de la cucaña», en la que se intenta alcanzar un banderín en lo alto de un resbaladizo tronco para coronarlo como el rey de fiestas.

1.-Garachico es un imprescindible de Tenerife. 2.-Nuevo Baztán tiene ascendencia navarra. 3.-El último en incorporarse a los Pueblos Bonitos es Puentedey. 4.-Roncal es famoso por su queso. 5.-Valverde de la Vera, en Cáceres.1.-Garachico es un imprescindible de Tenerife. 2.-Nuevo Baztán tiene ascendencia navarra. 3.-El último en incorporarse a los Pueblos Bonitos es Puentedey. 4.-Roncal es famoso por su queso. 5.-Valverde de la Vera, en Cáceres.

Quien busque el mejor momento para conocer estos nuevos rincones llenos de encanto, entre los recién llegados al selecto grupo está el conocido como el bombón de La Gomera, Agulo, un municipio que cada tercer fin de semana de agosto celebra su fiesta con teatros, musicales y verbenas al ritmo del tambor y las chácaras, las típicas castañuelas canarias.

A la lista de Pueblos bonitos se ha sumado también Beget (Gerona), el penúltimo domingo de agosto se celebra la fiesta del Patac, una oportunidad para disfrutar de las corrandes, una danza y canto en pareja de este municipio de la Alta Garrotxa, un espacio declarado de Interés Natural en zonas prepirenaicas.

Con poco más de 20 habitantes, este pequeño municipio ha conseguido mantener su esencia medieval gracias, en especial, a su acceso relativamente complicado y alejado de los grandes circuitos.

Ubicado en el centro occidental de Asturias, desde el 29 de junio hasta el 1 de julio Cudillero se viste de gala para celebrar sus fiestas mayores, de San Pedro, San Pablo y San Pablín. Su día grande, L'Almuravela, declarada en 1976 Fiesta de Interés Turístico Nacional, es una ocasión perfecta para acercarse a este enclave de ambiente pesquero, playas únicas, verdes valles, cascadas y vertiginosos acantilados antes del bullicioso verano.

En pleno corazón de los Picos de Europa, Bulnes es un pueblo bonito y muy indicado para los amantes del senderismo, ya que solo se puede acceder a pie o en funicular por un camino estrecho y empinado, lo que le ha permitido mantener su patrimonio y belleza.

Cada 5 de agosto sus habitantes celebran las fiestas de Nuestra Señora de las Nieves en las que se oyen gaitas asturianas y tambores que amenizan la noche del baile.

Y de montaña a montaña... En Sierra Morena se encuentra Baños de la Encina (Jaén) que presume de fortaleza califal donde se viven las curiosas celebraciones del emigrante, con un delicioso concurso de migas cada 15 de agosto, en honor a los bañuscos que residen fuera de esta localidad.

También en Andalucía, forman parte del club Los jardines del visir o, lo que es lo mismo, el municipio de Genalguacil (Málaga) que durante la primera quincena de agosto realiza unas insólitas jornadas de arte que se lucen en su entramado de calles en un casco histórico de gran influencia árabe.

Y casi un año después de que el Cumbre Vieja paralizase la vida de La Palma, en Garachico, otro de los nuevos pueblos bonitos, volverán a rememorar con su festividad más famosa la erupción del volcán que sufrió la localidad en 1706 arrojando bolas incandescentes por la ladera de la bahía el 1 de agosto. Algunos de sus edificios históricos se salvaron, por lo que resulta imprescindible explorar el corazón del municipio por sus calles adoquinadas.

En el Pirineo navarro espera al viajero Roncal, con unas fiestas patronales en el clásico 15 de agosto con procesiones, conciertos, bailes, fuegos artificiales y pasacalles. Y, como nota gastronómica singular, destaca su especial queso Roncal, que se elabora entre diciembre y julio con la leche cruda de la oveja de raza latxa. Su sabor intenso, ligeramente picante y mantecoso al paladar lo hacen único.

Del queso al agua

De ascendencia medieval, en León se encuentra Molinaseca, declarado Conjunto Histórico artístico. Este municipio, a escasos kilómetros de Ponferrada, celebra cada 17 de agosto la fiesta del agua abriendo la presa de riego en la calle Real donde se inicia la batalla entre los asistentes.

A un paso de la capital, en la Alcarria madrileña, se encuentra Nuevo Baztán, un pueblo de ascendencia navarra y que festeja los veranos de Nuevo Baztán con mucho cine, y Ritmos en Palacio con actuaciones de flamenco, zarzuela y conciertos de folk y rock.

Y para terminar esta ruta, Valverde de la Vera, un lugar con mucho encanto, ubicado en Cáceres, que cuenta con un majestuoso castillo del siglo XIV y que para el disfrute de sus visitantes durante los calurosos días, convierte su piscina municipal en un parque acuático algunos días de agosto.

Los nuevos pueblos bonitos de España volverán así a presumir de su patrimonio, sus tradiciones y sus raíces en el primer verano poscovid, en el que, por fin, volverán las charangas, verbenas y fiestas a cada rincón de la España rural.