Juan de Flandes en valor

DP
-

El ciclo de conferencias aborda aspectos como su formación, sus obras en la catedral y otros grandes maestros de la época

Juan de Flandes en valor - Foto: Á“scar Navarro

No fue hasta que llegaron  los impresionistas que «pude verse un tratamiento de la luz como el de Juan de Flandes», afirmó la directora del Instituto Moll (centro de investigación de pintura flamenca), Ana Diéguez-Rodríguez,  que ayer abrió el ciclo de conferencias magistrales centrado  en un artista cuya obra -según subrayó- estaría definida por «su gran capacidad de observación, tanto de los individuos -es capaz de captar sensibilidades y estados de ánimo- como por el detallismo con el que reproduce la naturaleza, además de  la luminosidad». En este ciclo, la primera ponente tuvo que «bailar con la más fea», y es que hablar de la formación de Juan de Flandes (Sur de los Países Bajos, h. 1465-Palencia, 1519) es «lo más complicado porque nada se sabe». Así, se refirió al contexto artístico existente en Flandes en el periodo en el que posiblemente se formó. «No sabemos a qué escuela pertenece, aunque lo podemos intuir por su obra», comentó.
La conservadora de pintura antigua de Patrimonio Nacional, Carmen García-Frías Checa, señaló que de la biografía de Juan de Flandes se desconoce bastante, excepto del periodo en el que trabaja para Isabel la Católica. Su intervención se centró precisamente en los años 1496 a 1504. «La reina le encargó obras de devoción privada muy cercanas a lo que era su oratorio particular y, por tanto, debían tener muy buena relación; de hecho, hay algunas singularidades de las escenas que claramente pudieron ser sugeridas por la comitente. Nada más llegar a España, sus paisajes, la indumentaria de sus gentes e incluso algunos edificios están claramente imbuidos ya del espíritu castellano y, posiblemente, eso fue una sugerencia de la reina», explicó.
Pilar Silva Maroto, exjefa del Departamento de pintura española, flamenca y escuelas del norte del Museo del Prado, considera que Juan de Flandes «no está suficientemente reconocido» y recordó que la primera vez que se asoció su nombre a unas tablas fue en Palencia -retablo de la catedral- y también al políptico de Isabel La Católica. Silva destaca del artista la «originalidad» de sus composiciones, el «dominio» de las líneas rectas, la «monumentalidad» de las figuras. Juan de Flandes «siempre tiene calidad, pero lo más flamenco y más cuidado es lo que hace para la reina».
El ciclo, coordinado y organizado por el experto en gestión cultural Víctor del Campo, con la colaboración de la Sociedad de Amigos del Dibujo y la Estampa, cuenta con el patrocinio de la Diputación y la Junta de Castilla y León. «Al que le guste el arte no debe perderse estas conferencias, porque en tan solo dos días se va a marchar con un espacio dibujado fundamental de la historia del arte de España», aseguró Del Campo.
El 19 de diciembre de 1509 Juan de Flandes firmó el contrato para ejecutar las pinturas del retablo mayor de la catedral y murió (1519) sin que lo hubiera terminado. En ese tiempo realizó otras obras que se le atribuyen por sus características estilísticas, como el retablo mayor de San Lázaro del que el Museo del Prado conserva cuatro tablas. En este también se exhibe La Crucifixión (de la catedral), que  llegó en 2005 en concepto de pago de impuestos por valor de siete millones de euros por el grupo constructor Ferrovial. Según Pilar Silva, «para representar la Crucifixión, Juan de Flandes -lo mismo que hizo en las restantes obras que ejecutó en esta etapa final de su actividad pictórica-, incorporó un número reducido de figuras, aumentó su escala y las representó inmóviles, con la acción suspendida, sin establecer relaciones entre ellas».
hoy. El ciclo de conferencias magistrales -cuyo escenario es la biblioteca pública-, organizado en el marco del V Centenario de la muerte de Juan de Flandes, continúa hoy, jornada en la que intervendrán Fernando Gutiérrez (Palencia 1509: la pintura que encontró Juan de Flandes a su llegada a la ciudad del Carrión, a las 12,15 horas), Leticia Ruiz (El horizonte italiano: Pedro Berruguete y Juan de Borgoña, los otros dos grandes maestros de la época de Juan de Flandes en Castilla, a las 17 horas)  e Irune Fiz (Los seguidores de Juan de Flandes en Palencia, a las 18,15 horas). Como colofón, a las 20,30 horas en la iglesia de San  Lázaro tendrá lugar un concierto a  cargo de la Escolanía del Real Monasterio del Escorial.