scorecardresearch

El comercio acapara uno de cada cuatro cierres empresariales

SPC
-

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, reconoce la labor esencial de estos en nuestra Comunidad «como eje vertebrador social» que ayuda a fijar población en las zonas rurales

(I a d) Carlos Fernández Carriedo, Antonio Garamendi, Santiago Aparicio y Ricardo Cabedo, durante el acto. - Foto: L. Pérez (Ical)

El presidente nacional de la CEOE, Antonio Garamendi, alertó ayer de que las empresas españolas no están bien y «muchísimas» pymes están cerrando. «De hecho, de cada cuatro que cierra una es un comercio», apostilló durante su intervención en el II Encuentro sobre Comercio, organizado por la Comisión de Competitividad, Comercio y Consumo (C4) de CEOE, donde recordó que el tejido empresarial está integrado en un 98% por pymes con una media de cinco empleados a las que les gustaría subir salarios pero «si no pueden trasladarlo a su facturación, sería su quiebra». Por ello, advirtió de que «lo que no se puede hacer, desde luego», en el contexto actual es indexar los salarios a la subida de precios porque provocaría más inflación y su consolidación «estructural».

«Nadie dice que no tengan que subir los salarios, pero hay que trabajar para que las empresas puedan hacerlo», expuso el alto directivo, que criticó que les han subido las cotizaciones sociales, y «nadie dice nada» cuando se podrían haber ido esos fondos a salarios. En cualquier caso, animó a seguir trabajando por la transformación del sector comercio y potenciar su competitividad «impulsando la digitalización, la innovación y la sostenibilidad». Y es que, Garamendi reconoció la labor esencial del comercio en nuestro país como eje vertebrador social.

En esta línea, el presidente de la patronal autonómica, Santiago Aparicio, defendió igualmente al comercio como elemento de cohesión social, fundamental para dotar de estabilidad al mundo rural de la Comunidad, y apostó por «innovar» para que siga siendo una referencia para el ciudadano. Reconoció durante su intervención que esta actividad lo tiene «difícil y complicado» ante las grandes plataforma internacionales, pero ensalzó su capacidad para hacer realidad «nuevas ideas» y su «acercamiento a la sociedad».

Mientas, el consejero de Economía, Carlos Fernández Carriedo, hizo un llamamiento para encontrar «un punto de equilibrio» en el modelo comercial de la Comunidad, para garantizar la «competencia» y la «subsistencia» de los pequeños establecimientos «tan importantes en una autonomía tan dispersa» como Castilla y León.  Aseveró así que la «misión» de la Junta es «favorecer la actividad del sistema productivo, el empleo y el consumo, que es lo que crea dinamismo en la economía» y puso de relieve que sus «planes» permiten «posicionar más dinero en manos de los ciudadanos y consumidores, bajando impuestos».

Por último, su homólogo de Empleo e Industria,MarianoVeganzones, comprometió un plan integral para el comercio de proximidad de la Comunidad sobre un análisis de sus debilidades y fortalezas frente al comunismo y el «fanatismo ambiental» que «llevan a la ruina al sector».