scorecardresearch

Casado crítica la posición del Gobierno con Puigdemont

Agencias
-

El líder de la oposición acusa al Ejecutivo de estar "cruzado de brazos" y "deseando" que Italia no entregue al expresidente catalán

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado - Foto: DIMA Europa Press

El líder del PP, Pablo Casado, ha acusado este lunes al Gobierno de Pedro Sánchez de estar "cruzado de brazos" en relación con el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y ha achacado a esa actitud el hecho de que la Justicia italiana haya suspendido la extradición de Puigdemont a la espera de que resuelva el Tribunal de la Unión Europea.

En una entrevista concedida a TVE, Casado ha señalado que el Gobierno "no solo está cruzado de brazos" sino que está "deseando" que no se entregue a Puigdemont a España porque supondría "reventar" la llamada operación diálogo y la legislatura.

A renglón seguido, ha señalado que durante muchos añoso Batasuna no fue considerada una organización terrorista pero cuando hubo un "impulso político", entonces se "movió la Justicia europea". "En este caso, la Justicia italiana está viendo que en España se indulta", ha manifestado, para añadir que si él gobierna hará una "campaña diplomática internacional" para explicar lo que ha ocurrido en Cataluña.

 

Acuerdos puntuales a izquierda y derecha

Casado ha apuntado este lunes que aspira a gobernar en solitario, si logra imponerse "a la izquierda y al independentismo", y hacerlo con acuerdos "puntuales" de un "eje o de otro". A la izquierda o a la derecha.

"Lo de menos son las alianzas que haya que hacer a un lado u a otro porque no habrá alternativa al PP", ha afirmado el líder de la oposición.

Y ha aludido a dos ejemplos para dibujar el panorama electoral con el que espera acceder a La Moncloa: el Gobierno que Mariano Rajoy logró armar en 2016 gracias a la abstención del PSOE y lo ocurrido en Madrid en las últimas elecciones autonómicas, donde la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, se ha impuesto en solitario a la izquierda.

Preguntado por Vox, el partido con el que según todos los sondeos tendrá que pactar para armar una mayoría, ha evitado aclarar si considera que esta formación es populista o si la calificaría de radical y ha aludido por contra a la radicalidad del Gobierno de Pedro Sánchez.

Ve Casado al Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos como el más radical de Europa, más que los de Viktor Orbán en Hungría o que el Gobierno polaco, por sus pactos con el independentismo y con EH Bildu, al que considera "brazo político" de ETA.

"A la gente le da igual cómo me lleve yo con Santiago Abascal o con Pedro Sánchez", está preocupada por el precio de la luz o por los 90.000 parados más", ha dicho al ser preguntado por su relación con el líder de Vox, con el que no habla desde que el PP votó no a la moción de censura.

El líder de los populares ha apuntado además que con Vox le une la unidad de España, pero difieren respecto al europeísmo, el estado autonómico o la defensa de una política transversal frente a una de bloques.

Respecto a la convención nacional del PP, Casado ha negado que fuese un error invitar al expresidente de Francia Nicolás Sarkozy, condenado por corrupción, porque acudió a hablar de su papel en la lucha contra ETA o contra el independentismo.

El líder del PP ha negado además que los casos de corrupción que investiga la justicia puedan provocar desgaste en el PP porque su dirección no va a tolerar ninguna conducta que no sea "ejemplar", no ya "irregular", lo que a su juicio deben determinar los jueces.