scorecardresearch
Editorial

El campus celebra veinte años de trayectoria ascendente

Diario Palentino
-

No destaca por su tamaño o su volumen de matrículas, puede presumir de ser bastante activo tanto en el campo de la docencia como en el de la investigación. Llegar a ello no ha sido un camino de rosas, pero ha merecido la pena

Dotarse de los mejores profesionales en los distintos ámbitos de la docencia, disponer de los medios adecuados para liderar proyectos de innovación, profundización e investigación, diversificar sus fortalezas y capacidades para ofertar al alumnado un abanico amplio de opciones formativas, encabezar los cambios y la modernización que se suscitan en las distintas materias de su universo curricular, fomentar la internacionalización y el intercambio de saberes y experiencias con profesores y estudiantes de otras comunidades y países, atender a todas las sinergias posibles para fortalecer programas y enseñanzas y afianzarse como uno de los elementos fundamentales de la sociedad, tanto en el ámbito intelectual, como en el científico y el social, son líneas de actuación de toda universidad que se precie. Y lo que, a priori, puede parecer abstracto, no lo es en modo alguno cuando se desciende al día a día, que se traduce en logros concretos, en avances y en proyectos de futuro. 

 El campus palentino de La Yutera forma parte de la Universidad de Valladolid y, aunque no destaca por su tamaño o su volumen de matrículas, puede presumir de ser bastante activo tanto en el campo de la docencia como en el de la investigación. Llegar a conformarse física y administrativamente como tal no ha sido siempre un camino de rosas, pero veinte años después del inicio de las tareas lectivas en la sede que hoy conocemos y a unos pocos meses de su inauguración oficial, puede decirse, sin lugar a dudas, que bien ha merecido la pena. Y, aunque siempre ha incidido en el campo de las ingenierías agrarias, en la actualidad dispone de dos facultades, la de Educación y la de Trabajo y Relaciones Laborales, con un importante peso específico.

Claro que de poco serviría festejar veinte años de existencia académica si La Yutera se hubiera limitado a esa especie de crecimiento vegetativo que van aportando los cursos sucesivos y el mantenimiento de un cierto prestigio. Lo verdaderamente significativo, junto con esos elementos y con la constante evolución y apertura de nuevas líneas de trabajo, además de la asunción de programas de colaboración, es que el campus está imbricado en la sociedad palentina. Por cercanía, porque durante mucho tiempo tuvo su sede cultural en pleno casco histórico de la ciudad, por su estrecha relación y colaboración con el sector primario, que aún juega un papel fundamental en la economía palentina y porque viene demostrando que se implica en proyectos tan importantes como los de la eficiencia y el ahorro energéticos, la reducción de las emisiones contaminantes, el tratamiento de los residuos, la atención al cuidado del medio ambiente y el desarrollo sostenible. Por eso ha dado el salto cualitativo a la biomasa, que reducirá los consumos y mejorará el confort térmico del campus. Es una buena manera de evolucionar y crecer, a la par que el entorno.