El primer fichaje

Alberto Moreno
-

El Palencia Cristo Atlético incorpora a su plantilla al joven centrocampista abulense de 22 años Raúl Arroyo, procedente del Santa Marta

El primer fichaje - Foto: David Castro

Raúl Arroyo Jiménez (16 de mayo de 1998, Ávila) se ha convertido en el primer fichaje del Palencia Cristo Atlético para la próxima temporada. Centrocampista ofensivo y creativo, procede del Santa Marta, donde era titular habitual en el cuadro charro, aunque en las dos temporadas anteriores jugase en el equipo de su tierra, el Real Ávila, tras haber jugado en División de Honor juvenil con el Colegios Diocesanos. 
Su fichaje por los morados fue «muy rápido. Me llamó Chuchi (el director deportivo del Palencia Cristo Atlético) y llegamos a un cuerdo rápido Ambos teníamos ganas de que se cerrase. Chuchi estaba interesado en que jugase allí y yo encantado porque es un gran club que juega en un campo impresionante, de otra categoría».
A Raúl Arroyo le llamó la atención el «proyecto que hay en Palencia. Me comentó Chuchi que el club se va a profesionalizar dentro de sus posibilidades y fue otro de los factores que me acabaron de convencer. Me permitirá seguir estudiando. Me queda un año de Magisterio y lo podré seguir haciendo a distancia, teniendo que ir sólo a los exámenes a Ávila».
El centrocampista abulense dejó en esta temporada su tierra. Jónathan Prado, el técnico palentino, no contaba mucho con él. «No tenía muchos minutos, en mi posición había gente muy buena y experimentada. No contaron conmigo y decidí irme a Santa Marta. También fue una cosa rápida, jugamos Real Ávila y Santa Marta en un partido, su técnico habló conmigo y allá me fui. He vivido un gran año, teniendo muchos  minutos, disfrutando mucho. El Santa Marta vive a la sombra de Unionistas y Salamanca UDS, hay menos presión. Teníamos un muy buen equipo, pudimos haber quedado más arriba, pero por diversas causas no fue así. Allí suelen jugar futbolistas muy jóvenes de su cantera y se practica un bonito fútbol».
En torno a su nuevo equipo, sólo tiene palabras de elogio. «Siempre me llamó la atención por todo. Por el estadio, como he comentado, por ser un equipo que siempre apostó por jugar muy bien al fútbol, muy atractivo. Un juego que a mí me gusta. Yo estoy seguro que de haber seguido la liga y no haber habido el parón por el coronavirus se metía en el play-off de ascenso a Segunda B. Nosotros empatamos allí a cero y se nos hizo eterno, no parábamos de perder tiempo, de mirar la hora porque no paraban de atacar», recuerda.
Sabe que este año la exigencia es, como mínimo, meterse en el play-off. «Esa es la idea, formar un equipo que luche por ello en esta liga que se avecina que puede ser tan rara si finalmente se decide hacer dos grupos. Chuchi me ha comentado que el club quiere dar un paso hacia adelante y luchar por todo».
Raúl Arroyo se considera un jugador «de centro del campo, que puede jugar en cualquiera de sus posiciones, de 6, de 8, e incluso de media punta.Me considero un jugador creativo».
El abulense conoce de la actual plantilla morada a Víctor Abajo, porque «su padre trabajaba en Santa Marta y a Obispo, con el que jugué en el Real Ávila».La idea del club es que Raúl Arroyo resida en un piso alquilado por el club en la capital y que podría compartir con otros jugadores foráneos.