scorecardresearch
Ilia Galán

Ilia Galán


El cáncer superado

06/06/2022

Publica una palentina un libro sobre su vida en lucha con la terrible enfermedad, que cambió su forma de mirar. Cuando uno ve que sus días pueden caer pronto en la muerte -todos tenemos contados los días-, cuando se vislumbra el abismo próximo, para devorarnos, no hay tiempo para perderlo y se valora cada momento en lo que nos ofrece. Ya Nietzsche pareció percibir con la ópera Carmen de Bizet la vitalidad del «toreador». El torero se enfrenta a la muerte, cercanísima, en cada corrida, de modo que la noche anterior todo puede resultar fascinante, muy intenso; todo se realza, pudiera ser la última jornada de su vida.
La vida nos arroja a pruebas y si sabemos superarlas aprendemos y crecemos por dentro. La autora del texto descubrió cómo la sociedad está dormida; ella despertó a la conciencia de nuestra mortalidad. Esta puede llevar tanto a vivir de otra manera cada momento como a vivir la eternidad en el instante, como decía Spinoza, vivir sub specie aeternitatis. Que cada momento sea una proyección de nuestro ser ante la totalidad del universo, ante Dios, y entonces descubrimos nuestra pequeñez, pero también nuestra grandeza, ya que somos reflejos divinos y por eso podemos vislumbrar más allá de los límites que nos rodean.
La autora aprendió a querer a su familia y a valorar lo que antes apenas tenía sentido, a valorar desde lo escaso, sin frustrarse, superándose. Ella llevaba antes una vida sana, con plenitud en su profesión, pero llegó lo inesperado. Todos somos soberbios, vivimos a menudo como si no estuviéramos condenados a la segurísima muerte, sin mirar a la calavera que cubre, temporalmente, nuestras carnes, porque en el espejo apenas vemos sino la superficie. Extraer luz de la oscuridad es una experiencia que nos hace casi sobrehumanos, labor de nuestra existencia, para que tenga plenitud cada día.
Ella no pensaba escribir un libro, solo redactaba sus experiencias, pero al leerlo quienes de cerca la acompañaban, le animaron a publicarlas y compartirlas. Otros, aprenderán leyendo estas líneas o las de la vida, apoyándonos unos y otros: solo amando podemos leer la existencia.