scorecardresearch

2 años de cárcel por abusar de una discapacitada

DP
-

La Audiencia Provincial ha condenado a dos años de cárcel a un anciano de 94 años por un delito continuado de abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa, cometido contra una mujer de 55 años con discapacidad intelectual

2 años de cárcel por abusar de una discapacitada

La Audiencia Provincial ha condenado a dos años de cárcel a un anciano de 94 años por un delito continuado de abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa, cometido contra una mujer de 55 años con discapacidad intelectual, en el centro asistencial de Palencia en el que reside. La denuncia fue interpuesta por la Fundación Tutelar Futudis, que tiene la tutela de la mujer y el juicio oral se celebró en la Audiencia el pasado 31 de enero, según consta en la sentencia a la que ha tenido acceso Efe y que se puede recurrir.

El Ministerio Fiscal había solicitado una pena de nueve años y seis meses de prisión por un delito de abuso sexual con acceso carnal y una indemnización de 10.000 euros por los perjuicios morales causados a la víctima, al igual que la acusación particular, que pidió las mismas penas pero consideró además el delito como continuado.

La mujer, que tiene una discapacidad intelectual por retraso mental ligero y tiene reconocido un grado de minusvalía del 78%, permanece desde 2004 bajo la tutela de la Fundación Futudis.

La Sala ha declarado probado que el procesado, que en el momento de los hechos tenía 91 años, acudía habitualmente al centro asistencial para visitar a su hijo. Durante el verano de 2019, al menos en tres ocasiones, aprovechando las circunstancias personales de la mujer y siendo consciente de sus limitaciones intelectuales, mantuvo con ella relaciones sexuales consistentes en tocamientos generalizados con el fin de satisfacer su deseo sexual.

Estos encuentros tenían lugar en el servicio próximo a la capilla del centro, zona apartada y de poco tránsito y, para conseguir su objetivo, el anciano ofrecía a la mujer pequeñas cantidades de dinero o un cigarrillo.

La Sala considera que el relato de la mujer es «plenamente creíble» ya que la víctima ratificó en el acto de juicio oral sus declaraciones anteriores y «en sus diversas declaraciones el relato de los hechos es sustancialmente el mismo y la atribución de responsabilidad es totalmente persistente» por lo que, como consta en la sentencia, «no existen razones que hagan dudar de su credibilidad».

Por todo ello, la Audiencia ha condenado al acusado a cumplir una pena de dos años de prisión, y a la pena accesoria de prohibición de aproximación a menos de 50 metros y de comunicación con la mujer por cinco años. Le ha impuesto el pago de una indemnización de 5.000 euros.