scorecardresearch

El cambio climático disminuirá un 10% la producción del trigo

SPC
-

COAG pide «no negar la evidencia» porque está en juego «la alimentación de toda la población»

Una cosechadora dentro de un campo de girasoles en Burgos. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

El cambio climático disminuirá los rendimientos de dos cultivos claves para el campo de Castilla y León durante las tres próximas décadas, mermando en un 23 por ciento la producción de girasol y la de trigo un 10 por ciento en un escenario de subida media de la temperatura en dos grados para 2050. Así se desprende del estudio 'Empieza la cuenta atrás', presentado ayer por la organización profesional COAG, y que analiza el impacto del cambio climático en el conjunto del campo español, que ya pierde cada año, según dicho estudio, un seis por ciento del valor de su producción, más de 550 millones de euros. El responsable de Riesgos Agrarios de COAG, Pablo Resco, fue el encargado de realizar y presentar el estudio para, desde un enfoque divulgativo, «acercar a la sociedad el porqué de entender el cambio climático como uno de los grandes riesgos» a través de datos científicos con los que componer un «puzzle completo» cuyas piezas «apuntan todas en el mismo sentido: el cambio climático ya está aquí y, si no se actúa pronto, los daños van a ser mayores».

Todo ello tendría consecuencias en cultivos como el viñedo, el olivar, el cereal y la dehesa, en los que se fija el estudio «porque ocupan una gran parte de nuestra agricultura y funcionan como un buen termómetro de cómo puede impactar» el cambio climático a partir de «modelos parciales, que se basan en la evolución de las temperaturas y las precipitaciones pero no en otros factores intermedios como las plagas o los fenómenos meteorológicos adversos, como el pedrisco».

Tras conocerse el informe, el coordinador autonómico de COAG, Lorenzo Rivera, pidió «no negar la evidencia» del cambio climático porque «ya está aquí» y debido a que, si no se toman medidas, «nos jugamos la alimentación de toda la población». «Agricultores y ganaderos son los más interesados en que se luche contra él», concluyó.