Diario Palentino
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

16 de agosto de 2018

García-Marlaska no quiere concertinas en Ceuta y Melilla

SPC - viernes, 15 de junio de 2018
García-Marlaska no quiere concertinas en Ceuta y Melilla - Foto: Raúl Sanchidrián
El ministro del Interior considera prioritario que se suprima este sistema de seguridad disuasorio para los inmigrantes por razones de solidaridad y dignidad

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, anunció ayer que tiene intención de retirar las concertinas de las vallas situadas en las fronteras de Ceuta y Melilla con Marruecos, y piensa pedir para ello un «informe complementario». «Haré todo para que las concertinas puedan ser retiradas», señaló. 

 En una entrevista en una cadena de radio, el vasco aseguró que suprimirlas es una de sus «principales voluntades» y «que haya un informe realmente complementario para que realmente se puedan adoptar otras medidas» porque no se puede «llegar a esos niveles». 

«Si estamos hablando de solidaridad, de respeto a la dignidad de las personas, controlando los flujos migratorios, porque lo uno no quita lo otro; ayudando en origen, colaborando con las autoridades de esos países, y si después de todo, hemos fallado porque no hemos podido conseguirlo y esas personas ya están al lado de la valla, pues creo que es algo razonable», argumentó el expresidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. 

Las concertinas son unos alambres equipados con cuchillas cortantes que se instalaron coronando las vallas fronteriza de Ceuta y Melilla en 2005 por el Gobierno de Zapatero, aunque dos años después, el mismo Ejecutivo ordenó retirarlas de parte de la zona melillense por las heridas que causaban. En 2013, el Ejecutivo de Rajoy colocó más concertinas, que no solo coronarían el perímetro sino que podrían encontrarse también a pie de alambrada y en el intervallado, lo que provocó numerosas críticas de ONG y la oposición. De hecho, al año siguiente, Pedro Sánchez se comprometió a retirarlas en caso de que llegase a La Moncloa. 

Las reacciones a las declaraciones de Marlaska no se hicieron esperar. Así, la vicepresidenta, Carmen Calvo, aseguró que «la seguridad en las fronteras no puede estar reñida con el respeto a los derechos humanos». Por eso, la andaluza subrayó que suscribe las afirmaciones del vizcaíno e indicó que esta cuestión forma parte del trabajo inicial de Interior, que, en algún caso, será también objeto «de consideración y decisión» del Consejo de Ministros. 

«Es evidente que el Gobierno de España ha dado muestras más que claras, incluso en propuestas en el Congreso de los Diputados, de que nosotros entendemos que la seguridad en las fronteras no puede estar reñida con el respeto a los derechos humanos, incluida la situaciones de asilo y refugio», recalcó la número dos del Ejecutivo. 

Mientras, el Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, consideró una buena noticia que Grande-Marlaska, tenga como «prioridad» retirar las concertinas de las vallas de Ceuta y Melilla, un asunto que reclama la Institución desde que se instalara este sistema en la frontera sur en 2005. «Siempre hemos estado en contra de que se instalen estas cuchillas. Todos los Defensores el Pueblo que han estado en esta casa, desde hace un periodo largo de tiempo, hemos manifestado que nos parece que es de una crueldad extraordinaria». 

traslado a la península.  Desde Melilla, el consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura, señaló que de producirse esa situación -que, seguramente, facilitará las avalanchas y las entradas de sin papeles-, pedirán el traslado «de inmediato» a la Península de los inmigrantes que pasen a la ciudad española, tanto adultos como menores no acompañados. 


Grupo Promecal
Diario Palentino se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol