Patrimonio y paladar

- miércoles, 18 de julio de 2018
Patrimonio y paladar - Foto: Area García
Cuatro pueblos del Cerrato y nueve restaurantes de la provincia proponen una ruta por los barrios de bodegas y por los platos elaborados con pichones de Tierra de Campos

Construcciones, barrios enteros, con siglos de historia; caldos que «cada vez van ganando una mayor calidad», como reconoció la alcaldesa de Baltanás, María José de la Fuente; y platos que recuerdan una gastronomía de subsistencia pero que en su día fueron uno de las peticiones estrella en los restaurantes de la provincia. Barrios de bodegas del Cerrato, vinos de las denominaciones de origen de Arlanza y Cigales y los pichones de Tierra de Campos, se convertirán en las próximas semanas en protagonistas de dos rutas o apuestas patrimonial por lo enológico y gastronómico de la provincia.
La más inmediata y con la colaboración de Banco Sabadell, la que pondrán en marcha desde hoy mismo nueve establecimientos de la provincia para recuperar el consumo del pichón de tierra de campos. Dos más que el pasado año, cuando se apuntaron siete y el «domingo ya apenas nos quedaba género», reconoció Jorge de Miguel, presidente de la Asociación General de Hostelería. Serán el Casa Carmelo (Saldaña), El Cortés (Aguilar), y en la capital el Botánico, La Cántara, el Chaval de Lorenzo, La Tapería del 10, La Traserilla, El Maño, y el Hotel Rey Sancho. «Nuestra intención es que este plato no se quede en unas jornadas, sino que pueda volver a recuperarse en las cartas», apuntó De Miguel. 
Los nueve establecimientos tendrán libertad para ofrecer a sus clientes sus creaciones con pichones de Tierra de Campos, con precio libre y hasta este próximo domingo. «Por ahora, estamos trabajando con Cuenca de Campos (Valladolid), que es lo más cercano que tenemos, pero es cierto que la producción no es alta», afirmó De Miguel que hizo referencia al trabajo que pretende llevar a cabo la Fundación Rehabilitar Tierra de Campos y su propuesta Apadrina un palomar.
Vino y Bodegas. Para el mes de agosto se ha reservado la propuesta conjunta de Astudillo, Baltanás, Dueñas y Torquemada que, con el apoyo de Adri Cerrato, han puesto en marcha una ruta sabatina que cada fin de semana recalará en una de estas cuatro localidades que bien tienen reconocidos sus barrios de bodegas como BIC (Baltanás y Torquemada) o tienen considerado como histórico su casco urbano.
La idea, como explicaron los alcaldes y concejales de estos cuatro municipios es conjugar un «patrimonio único» con los vinos de ambas denominaciones de origen, Arlanza y Cigales.
Durante las visitas, que arrancarán el día 4 en Baltanás, y continuarán en Dueñas, Astudillo y finalizarán en Torquemada el 25 de agosto, además de las visitas guiadas a los barrios, se ofrecerá una cata de cuatro bodegas palentinas: En Baltanás, Pagos de Negredo; en Astudillo Basileo Vino de Reyes; en Torquemada Esteban Araujo y Señorío de Valdesneros; y en Dueñas, Remigio de Salas Jalón.
Las visitas y catas tendrán una capacidad para 25 ó 30 personas, por lo que será necesario reservar previamente, aunque si la demanda es alta, se podrán realizar dos pases. Cada visita tiene un precio de 6 euros y un teléfono de reserva. En Torquemada, 979800545 y 620479142; en Astudillo, 979822307; en Baltanás 645681551 y en Dueñas 979780056 y 625728589.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Patrimonio y paladar Area García
Patrimonio y paladar - Foto: Area García
Grupo Promecal
Diario Palentino se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD