Diario Palentino
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Fiestas, cultura y santos arropan a Sánchez-Monge

diariopalentino.es - martes, 4 de septiembre de 2012
- Foto: DP
El pregonero del "Día del Palentino Ausente", el obispo de Mondoñedo-Ferrol desde hace siete años, contó cómo vive y siente Palencia «desde la lejanía física, pero no moral y espiritual»

El obispo de Mondoñedo-Ferrol, Manuel Sánchez-Monge, pronunció ayer el pregón del Día del Palentino Ausente. Un «canto a Palencia» hecho por alguien que aseguró sentirse honrado al tiempo que abrumado de ser portavoz de tantos palentinos que  viven fuera. «Tengan presente que  lo mío no son los pregones, sino los sermones y disculpen cuanto haya que disculpar, que será mucho», dijo. El prelado, que lleva siete años en Galicia, dedicó a todos los paisanos de la diáspora sus palabras sobre cómo vive y siente Palencia «desde la lejanía física, pero no moral y espiritual».
Varias fueron las citas poéticas   que introdujo el pregonero, la primera sobre el Cristo del Otero del «sacerdote poeta, paisano y amigo» Miguel de Santiago, que «ha descrito cómo Victorio Macho diviniza la piedra sobre el Monte Tabor de Tierra de Campos». En la visión panorámica enmarcó Sánchez-Monge que «los palentinos son una magnífica expresión de castellanidad: acostumbrados a los fríos intensos y a los calores agobiantes, son recios, sacrificados, trabajadores, buenos amigos de sus amigos, hospitalarios y generosos».
Buena parte de la intervención del pregonero estuvo dedicada a las fiestas, como el Bautizo del Niño, las romerías de San Marcos y  Santo Toribio -incluidos unos versos de José María Fernández Nieto- y la Semana Santa, que «conoció épocas de decadencia en mis tiempos jóvenes. Gracias a Dios y al interés de muchos palentinos, cofrades y no cofrades, ha ganado muchos enteros».
Otro apartado del pregón se centró en el mundo de la cultura, con menciones a la primera universidad, la figura de obispo Tello Téllez y el arte sacro (Catedral, Museo Catedralicio, Museo Diocesano, Románico).
Sánchez-Monge habló también de los santos vinculados a Palencia: San Antolín, San Pedro de Osma, Santo Domingo de Guzmán, el beato Pedro González Telmo,  San Rafael Arnáiz, el Beato Manuel González y Anselmo Polanco. «Entre los Mártires de España del siglo XX se encuentran muchos palentinos. Sería muy largo solamente enumerarlos. Pero ellos representan lo mejor de la Iglesia y del pueblo de Palencia», afirmó. Citó a los dos de su pueblo natal, Fuentes de Nava, los beatos Clemente Diez y Pedro Ibáñez y concluyó el pregón con unos versos de Francisco Pérez Lerones.
Al pregón de Sánchez-Monge, presentado por la concejala de Cultura y Turismo, Carmen Fernández, siguió el homenaje a la mujer palentina. El alcalde de Palencia, Alfonso Polanco,  entregó la banda a Herfy Vázquez López, de la Casa de Palencia en Barakaldo, quien la recibió en nombre de María Ángeles Gatón; el pregonero a  Teodora González Pérez, de la Casa de Palencia en Bilbao; el presidente de la Diputación, José María Hernández, a María del Carmen Burgo García, de la Casa de Palencia en Burgos; el delegado Territorial de la Junta de Castilla y León en Palencia,  Luis Domingo González, a Mercedes Villahoz Sánchez, de la Casa de  Palencia en Cantabria; el subdelegado del Gobierno,  Luis Miguel Cárcel, a Inés Redondo Ramos, de la Casa de Palencia en Durango, quien la recibió  en nombre de  Sagrario García Redondo; el obispo de Palencia, Esteban Escudero, a  Julia Gallo Sanz, de la Casa de Palencia en Madrid y, de nuevo, el alcalde a  Felisa Tejada de la Huerta,  de la Casa de Palencia en Vitoria.
Después se dio la palabra a  Andoni  Paredes, presidente de la Casa de Palencia en Barakaldo, que habló en nombre todos. Se refirió a las causas que, a su juicio, contribuyeron al desarrollo e implantación de las Casas de Palencia, como la necesidad de reforzar la identidad con nuestros paisanos en los momentos críticos, y su carácter social. Las zonas de acogida -citó las vascas- «también nos deben a los inmigrantes, a través de nuestra integración, su pujantes proyecciones como ciudades, en las que hemos sido integradores con nuestra cultura democrática, porque la interculturalidad es la búsqueda de la democracia para una mejor calidad de vida de los ciudadanos y creedme que no fue nada fácil, en el País Vasco de aquellos años (70-80), mantener abiertas nuestras Casas de Palencia, pero lo conseguimos porque supimos plantar las semillas de nuestra cultura y ese palentinismo que siempre nos acompaña y hoy  somos  una  importante y gran ventana de nuestra región de origen».
Andoni Paredes asimismo afirmó que «nosotros los palentinos ausentes sabemos que nuestras raíces son como las de los árboles, no solo nos mantienen erguidos allí donde estemos, sino que, sobre todo, nos alimentan, y a través de ellas fluye por nuestro espíritu la herencia de costumbres ancestrales, de unos antepasados a los que muchos no conocimos pero cuyo eco recorre las calles de cada pueblo».  «Llevamos a nuestros hijos,  nietos y les decimos tus abuelos nacieron aquí, tu familia procede de aquí y con ese aquí indicarles, señalarles que aquí se hunden sus raíces, ese vínculo indeleble que les une a esta tierra, ese armazón oculto que les mantendrá siempre altos y fuertes como si de árboles se tratase, como nos mantenemos todos los palentinos ausentes».
A continuación intervino el alcalde, que calificó el Día del Palentino Ausente de fiesta del reagrupamiento y el reencuentro. Alabó el pregón de Sánchez-Monge y afirmó que ser palentino significa ser «honrado, honesto, trabajador». Se refirió a la próxima apertura del curso universitario, a que Palencia es una ciudad tranquila, segura y moderna y que busca oportunidades en  sectores como el agroalimentario y la atención sociosanitaria.
La actuación del Grupo de Danzas Jorge Manrique y el Himno Palencia pusieron el colofón al  acto que acogió el Teatro Principal. Antes se había celebrado una Misa en San Lázaro y, por la tarde, después de degustar la tradicional menestra en una serie de restaurantes al precio de 10 euros, esperaba la música y el baile en la Huerta de Guadián.
Esta edición del Palentino Ausente tuvo otros escenarios, distintos a la carpa que se instalaba en las piscinas del Sotillo, debido,  al margen del recorte presupuestario, a que se quería  hacer que este día, que cierra las Ferias y Fiestas de San Antolín, fuera más participativo y visible a la ciudadanía, como se indicó en la presentación de acto.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
 El obispo de Mondoñedo-Ferrol, Munuel Sánchez-Monge, pregonó el 'Día del Palentino Ausente'. DP
El obispo de Mondoñedo-Ferrol, Munuel Sánchez-Monge, pregonó el 'Día del Palentino Ausente'. - Foto: DP
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario Palentino digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol