Diario Palentino
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Latidos de la Montaña

Mirella Mediavilla - viernes, 10 de agosto de 2018
Latidos de la Montaña - Foto: Brágimo
Esta mañana se inauguró en la Casa del Parque de Cervera una exposición que recoge algunas de las mejores imágenes de Piedad Isla. La muestra se podrá visitar hasta el 30 de septiembre y, posteriormente, se instalará en la capital

Amediados del siglo pasado y a los mandos de una antigua Vespa, Piedad Isla se enfundó unos pantalones y comenzó a recorrer los pueblos de la Montaña Palentina con su mejor e indiscutible aliada: la cámara, el ojo que todo lo ve.
Pionera en fotografía sobre el mundo rural, destacó por «su condición de mujer en esa época, por su gran profesionalidad y por su carácter social» tal y como afirmó ayer José Rodríguez Sanz-Pastor, secretario general de Cultura y Turismo, durante la inauguración de la exposición Latidos de la Montaña que hasta el 30 de septiembre acoge la Casa del Parque de Cervera.
Un acto muy emotivo que contó con la presencia de los que un día fueron sus paisanos y que permitió a vecinos y amigos echar la vista atrás y disfrutar de cada documento como si de una valiosa joya de antigüedad se tratara. Tampoco faltaron representantes institucionales como la alcaldesa de Cervera, Francisca Peña; el delegado territorial de la Junta, Luis Domingo González, o el subdelegado del Gobierno en Palencia, Ángel Miguel
«Esta muestra es una forma de proyectar la localidad de Cervera y de que se nos conozca a través de Piedad Isla», indicaba la edil norteña, a la vez que agradecía la presencia de las numerosas autoridades que decidieron acercarse hasta el municipio. 
Sanz-Pastor, por su parte, reconocía que, «desde 2006, no se realizaba una exposición de la fotógrafa palentina en Cervera». Al mismo tiempo, enumeraba diferentes lugares en los cuales antiguas presentaciones de la artista han tenido una gran aceptación por parte del público. Pueblos como Santillana del Mar, la Fundación Botín de Santander o la Fundación Mapfre en Madrid.
Finalmente, tras una  breve presentación de la protagonista, el secretario general de Cultura y Turismo indicó que la muestra se trasladará en octubre a Palencia, donde se podrá ver hasta el mes de noviembre, y aseguró que «el sitio idóneo para comenzar una exposición de Piedad Isla es en Cervera, junto a sus paisanos». 
Tras esta aclaración, autoridades, vecinos y forasteros pudieron acceder al interior de la Casa del Parque para disfrutar del legado que la popular fotógrafa cerverana dejó al alcance del público. Y es que Isla trabajó con una visión vitalista y comprometida con sus gentes, generando más de 150.000 negativos que retratan la realidad de la España rural de la Postguerra y, más concretamente, su ámbito vital próximo a los paisajes de la Montaña Palentina. 
Parte de esta herencia, que se ha hecho su propio hueco en la esfera del arte, se expone desde ayer en su localidad natal. Documentos gráficos de todas y cada una de sus vivencias retratadas en el blanco y negro de la época que la Junta de Castilla y León se ha encargado de conservar digitalizando los fondos más importantes y antiguos que se custodian en la Fundación que lleva el nombre de la fotógrafa y el de su marido, Juan Torres. 
El apoyo de la institución regional continuará con la edición del libro El realismo poético de Piedad Isla, fruto de la investigación de los comisarios de la muestra, Esteban Sainz y Feliciano López, que pretende dar a conocer y difundir la vertiente universal del arte de la fotógrafa. La publicación se presentará en la sede de la exposición a finales de septiembre, antes de que Latidos de la Montaña se traslade a la Biblioteca Pública de Palencia y el Archivo Histórico Provincial. 
neorrealismo. La obra de esta artista palentina puede encuadrarse en el movimiento fotográfico del Neorrealismo a través del cual, Piedad documentaba su propio mundo. Bodas, ancianos, niños o el trabajo en el campo eran sus temas más recurrentes. Con todos ellos tenía relación, conocía sus nombres e incluso sus circunstancias. 
De este modo, a través del contacto directo con sus personajes, sus retratos consiguen transmitir al espectador una carga sentimental y de naturalidad que, difícilmente, podrían tener aquellos que se ven sorprendidos por la cámara de un extraño. Asimismo, su afán por retratar y plasmar cada momento como algo único, le ha llevado a ser conocida tanto a nivel nacional como internacional. 
Salvadas del anonimato, sus instantáneas participan de la simbología de un tiempo, de un lugar y de unos grupos sociales, que a día de hoy, han desaparecido. En este sentido, la muestra ayuda a comprender a los más jóvenes el modo de vida en los pueblos en los años 50 y 60 y, a los más veteranos, les introduce de lleno en un pasado que, gracias a sus imágenes, hace presente su propia forma de vida.

 

FOTOGRAFÍA: Brágimo (ICAL)

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario Palentino se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD