Entrevista

«El medio rural tiene una última oportunidad para sentar unas bases mínimas que fijen su supervivencia»

diariopalentino.es - domingo, 3 de enero de 2016
Petra García y Manuel Acero • Presidenta y gerente de 'Araduey-Campos'

Araduey-Campos, el Grupo de Acción de Local que promueve iniciativas en Tierra de Campos, hace balance y esboza el futuro que se abre con los nuevos programas.
¿Qué panorama se abre con los nuevos Programas de Desarrollo Rural?
Petra García. Nos encontramos en un momento de transición entre dos periodos, uno que ha finalizado en 2015 y otro que tiene que dar comienzo en las próximas semanas y que abarcará un nuevo marco hasta el año 2020. El horizonte y los objetivos que nos debemos fijar no se pueden conformar con dar continuidad a lo realizado hasta el momento ni caer en la autocomplacencia y considerar que hemos sido buenos gestores de unos fondos públicos. Desde nuestro Grupo, y desde todos los colectivos que trabajamos en Desarrollo Rural, somos conscientes que este nuevo marco es quizá la última oportunidad que tiene nuestro medio rural para sentar unas bases mínimas que fijen su supervivencia en un entorno social, económico y cultural complejo y que hasta ahora ha dado la espalda a la vida en los pueblos. Queremos una Tierra de Campos Palentina viva y activa, habitada y habitable, atractiva para las familias y que proporcione riqueza y empleo, lo que supone la implantación de Pymes y agricultores activos con opciones reales de desarrollo, en particular para los jóvenes y las mujeres rurales. Todo ello son condiciones naturales para la fijación de la población rural en el territorio, lo que supone que se mantengan los servicios básicos y crezcan actividades de diversificación que completen su renta como comercialización en circuitos cortos, o más ambiciosos a través de clúster o cooperativas; actividades como el agroturismo, la artesanía y las ligadas al respeto y cuidado del medio natural y artístico, que reforzado con la vida cultural, devolverá al medio rural. Y todo ello constituye el ambicioso panorama que queremos desarrollar con la aportación del nuevo programa Leader desde Araduey Campos.
¿Y qué panorama ha dejado el anterior Plan Desarrollado hasta 2015?
Manuel Acero. Un Programa como éste, tenemos que concebirlo no como un fin, sino como un instrumento para emprender un proceso de cambio, en el que lo más complejo es evolucionar para concienciarnos del valor de los recursos con que contamos y diversificar nuestras actividades productivas.
Quizá el efecto más visible ha sido la llegada de unas ayudas públicas. Sin embargo, si reflexionamos, observamos que la aplicación del llamado Método Leader nos ha permitido realizar un trabajo participativo entre todos, y lo que es más destacable, nos permitirá establecer relaciones con otras zonas, intercambiar experiencias y conocimientos, que sin duda nos beneficiarán en el futuro. Desde un punto de vista cuantitativo se ha conseguido generar en este último periodo una inversión superior a los 12 millones de euros aplicados a más de un centenar de proyectos y que han supuesto la creación o consolidación de cerca de 200 empleos.
Uno de los objetivos del Programa Prodercal que gestiona Araduey-Campos es fomentar la implantación de empresas en el territorio, sin embargo esto resulta complicado… Es complicado por muchos motivos, en primer lugar los empresarios rurales tienen desventajas administrativas, fiscales y de costes que sólo a través de la cooperación, la incorporación de Nuevas Tecnologías y el apoyo a la micropymes y a los autónomos se puede cambiar. Aún no estamos plenamente concienciados de la importancia de la formación y capacitación de todos en sectores clave para la supervivencia de nuestras empresas. Por otra parte los promotores tienen un excesivo miedo al riesgo, en ocasiones alimentada por una dependencia de la financiación externa y de las subvenciones y también por la falta de cultura emprendedora que resulta difícil de modificar. A pesar de todo nos mostramos esperanzados en que los más jóvenes, que cada vez están mejor preparados, generen este cambio.
Insistiendo en este asunto ¿cuáles son los principales obstáculos que se detectan entre los emprendedores?
P.G. En estos últimos años de trabajo identificamos varios importantes: la atomización de las empresas en nuestra medio rural, la escasa motivación hacia el autoempleo, la falta de ideas de negocio innovadoras y sobre todo la poca formación específica especialmente en cuanto a capacitación profesional que pueda dar seguridad en el momento de tomar la decisión de arriesgar para poner en marcha una empresa.
Sin embargo todos estos programas y esfuerzos siguen siendo insuficientes para sacar adelante a un territorio como el de Tierra de Campos...
M.A. Todos reconocemos que los Programas de Desarrollo han hecho posible que la dinámica de revitalización económica y social de los territorios rurales, se considere normal a la hora de afrontar los desafíos de hoy. Creemos que con Araduey-Campos se ha permitido introducir en nuestro medio rural un nuevo modo de gestionar la toma de decisiones más abierto y participativo. Se ha promovido en muchos casos el inicio de procesos de razonamiento sobre el futuro a largo plazo del territorio. Sin embargo también se ha demostrado que la aplicación de Leader no es suficiente, la población sigue envejeciendo y el número de jóvenes agricultores que se incorpora es menor que el de los que se jubilan. Asimismo, el número de mujeres que permanece en los territorios rurales y que crean una familia es mínimo. En general, el asentamiento familiar no constituye una prioridad si antes no se han resuelto unos niveles de renta y estabilidad en el empleo. De ahí que cada vez sea mayor el grave despoblamiento de Tierra de Campos Palentina.
Mirando nuestro entorno no podemos sentirnos satisfechos ya que todos los esfuerzos son pocos para mantener una comarca viva.
Las carencias son muchas y los recursos con que contamos las entidades privadas y las instituciones públicas se ve a simple vista que son escasos y el retraso acumulado durante décadas hacen necesario que estos programas se complementen con políticas estratégicas hacia el medio rural.
Los recortes en las asignaciones, aplicados en pleno ecuador del programa, ¿Cómo ha condicionado el trabajo realizado? ¿Ha corrido peligro el programa? ¿Se han quedado proyectos en la estacada? El obstáculo de la financiación, ¿como se supera?
P.G. Ciertamente nos supuso un mazazo y una sorpresa. Los Grupos de Acción Local a pesar de contar con una relevancia y una visibilidad en la sociedad importante contamos con unos recursos económicos muy limitados y siempre insuficientes para responder a todas las necesidades que se generan en nuestro entorno.
Por ello cuando en 2013 se recortaron los fondos que tenían asignados nos llevamos una decepción al no poder desarrollar todos los proyectos que nos hubiera gustado atender y desarrollar.
No obstante el famoso recorte de fondos no fue lineal a todos los Grupos sino que estuvo condicionado a varios factores y en nuestro caso únicamente se recortó en un 10% que tras alguna reestructuración y ajustes nos ha permitido finalizar el presente marco con una moderada satisfacción y ser uno de los tres Grupos de Castilla y León que mayor presupuesto ha gestionado. A pesar de la alarma generada considero que los programas no han corrido peligro y si bien es cierto que con los recursos asignados inicialmente se podían haber hecho muchas más cosas, debemos tener claro que tan importante como la adjudicación de subvenciones son los procesos de animación, el apoyo técnico al emprendedor, su seguimiento y otras muchas tareas de consolidación de las iniciativas que desde el Grupo en general y desde el equipo técnico en particular se realizan.
¿Y el objetivo de aglutinar los intereses de empresarios, cooperativas, ayuntamientos, asociaciones, organizaciones profesionales agrarias  interesadas en el desarrollo de su municipio y de la comarca?
M.A. Araduey es un ejemplo de cómo se han superado las diferencias de todo tipo (geográficas, localistas, políticas…) y se trabaja de manera organizada desde una Junta Directiva heterogénea con el único objetivo de mejorar nuestro territorio. Es preciso recalcar de manera muy sobresaliente la voluntariedad y el total desinterés de las personas que conforman el Grupo que en muchos casos restando tiempo de su trabajo, su familia u otras responsabilidades dedican un tiempo a trabajar por nuestro territorio y que no sólo acuden a las reuniones sino que se convierten a diario en verdaderos divulgadores de todas las iniciativas de Desarrollo que se emprenden.
¿Cada territorio debería elegir a la carta su programa, en función de sus necesidades? ¿Es viable?
P.G. No sólo es viable sino que no puede ser de otra manera. La metodología Leader por definición consolida un enfoque territorial que se adapte a la singularidades de cada territorio y que sea fruto del las decisiones tomadas por sus propios habitantes representados o no en los órganos de decisión y son ellos, nosotros, los que debemos aprobar nuestra propia estrategia de desarrollo, nuestras prioridades y asumir la responsabilidad de acertar o errar. Leader no es una ventanilla de subvenciones, es un instrumento de desarrollo que debe servir para aplicar una estrategia de desarrollo comarcal adaptada a cada territorio.
¿Se han consolidado definitivamente las iniciativas Leader y que han dejado de ser una experimentación?
M.A. La aplicación del Método Leader es el empeño más firme que se ha puesto en marcha para garantizar el mantenimiento de la población en las zonas rurales. La agricultura, cada día más tecnificada, no ofrece oportunidades laborales a las nuevas generaciones de jóvenes. Así que se ha hecho imprescindible abrir otras puertas que permitan crear empleos en sectores distintos al agrario, a la vez que contribuyen a mejorar la calidad de vida de los pobladores rurales. Eso es el desarrollo, por tanto, diversificar, innovar, transformar,...; en definitiva crear riqueza y empleo para que exista un verdadero equilibrio poblacional y territorial.
El desarrollo del Método Leader a través de los sucesivos Programas de Desarrollo Rural Proder y Leader han supuesto una pequeña revolución ya que por primera vez en la historia fondos públicos han sido gestionados por entidades privadas aplicando criterios, estrategias y prioridades que la propia población local, a través de sus representantes en los Grupos, han definido. Cambio de mentalidad muy importante y para el que aún no estamos preparados suficientemente y que con frecuencia se encuentra con resistencias, desconocimiento e incomprensiones.
Uno de los objetivos que nos marcamos los gestores de Programas con Método Leader fue demostrar que si a la población se la da oportunidad ésta participa, se implica y se conciencia de que sin contar con ella no es posible implantar modelos de desarrollo.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Diario Palentino se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD