Diario Palentino
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Vivir

OTRA PALENCIA

Laura Burón - domingo, 2 de enero de 2011
Francisco Trigueros y su hijo Alfredo han construido una maqueta de la ciudad de mediados del siglo XIX gracias a mapas militares y civiles y a su gran habilidad

Casi un año han tardado Francisco Trigueros y su hijo Alfredo en elaborar una maqueta a escala 1:900 de la capital palentina en torno al año 1850. Tras un duro trabajo de documentación para el que han recurrido a mapas civiles y militares, ambos se pusieron manos a la obra y «a ratos» desde el mes de mayo han ido construyendo una réplica de la ciudad de nuestros tatarabuelos.

En ella se pueden apreciar con todo lujo de detalles algunas edificaciones que ya han desaparecido. Así, se puede ver la muralla que delimitaba la ciudad al este, con la antigua Plaza de Toros y la Puerta de Monzón y el trazado del río Carrión al oeste, con el Puente Mayor con once ojos en lugar de los ocho actuales. La ciudad se acababa al norte en la calle de Los Pastores y al sur en la Puerta del Mercado, donde hoy está la plaza de Pío XII. Las huertas y campos de secano bordeaban la ciudad y Alfredo y Francisco muestran cómo eran las huertas que han reproducido con arena y pintado con óleo, la antigua dársena con sus caminos de sirga o lo alejada de la ciudad que estaba la iglesia de Santa Ana.

Con corcho han construido los edificios más emblemáticos de la ciudad como la Catedral y la Casa de Santo Domingo, que se cree fue la primera universidad de España, ubicada junto a la iglesia de San Pablo, o el entramado de algunas calles que han desaparecido y otras se han creado.

Además, Francisco ofrece al que se acerque hasta el local ubicado en la plaza de Los Abetos otras curiosidades como fotografías y carboncillos de edificios palentinos desaparecidos, información sobre fábricas que fueron pioneras e incluso esculturas creadas por él mismo en piedra o ladrillo fundido.

Y es que la afición de Francisco es conocer más sobre su ciudad. «Me interesa conocer el pasado de Palencia, cómo fue la ciudad y lo que hubo en ella. Mucha gente se sorprendería si supieran más sobre la historia de la ciudad», afirma.

Por eso, es su local no sólo se pueden ver maquetas sino retazos de historia como la del rey Enrique I, hermano de Doña Berenguela, que murió accidentalmente en el antiguo Palacio Episcopal de Palencia.

Compartir en Facebook
Compartir en Google Plus
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
Se recomienda una resolución de pantalla de 1024x768 y las últimas versiones de los navegadores.
Diario Palentino digital se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol