Diario Palentino
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

20 de septiembre de 2018
Opinión
Editorial

Vivir en el centro se ha puesto por las nubes

diariopalentino.es - miércoles, 4 de mayo de 2011

El Departamento de Estadística del Ayuntamiento no especifica las causas, pero de sus datos se deduce que la zona centro de Palencia va perdiendo población en beneficio de algunos barrios como el Campo de la Juventud, San Juanillo y El Cristo. Y a buen seguro no hay una única razón para ello, por ejemplo la de que en el casco histórico la inmensa mayoría de las viviendas tenga más de cuarenta y cincuenta años, con los gastos elevados que eso conlleva en arreglos, acondicionamiento y mantenimiento, o que los pocos inmuebles de nueva construcción cuesten hasta el doble que en la periferia. A esto hay que sumarle otras causas, como la proliferación de zonas peatonales, la escasez de plazas de aparcamiento, la saturación de los equipamientos docentes y los impuestos -más elevados al existir mayor número de calles de primera-. Las familias de nueva creación y los jóvenes que se independizan necesitan pisos cuyo precio de alquiler o venta sea más asequible y si además tienen niños pequeños, precisan una guardería, un colegio, una plaza o un parque con juegos infantiles cerca del domicilio y eso la Calle Mayor y aledañas no puede ofrecerlo. Y si bien es verdad que a nivel administrativo, financiero y comercial el centro se lleva la palma en servicios y dotaciones, como lo es a efectos de patrimonio histórico-artístico y como decíamos tanto de peatonalizaciones, no lo es menos que en una ciudad del tamaño de la palentina, las distancias nunca son tan grandes como para marcar la preferencia residencial de los vecinos. El centro, pues, se va quedando vacío. Vivir en él se ha puesto por las nubes -en la nuestra y en todas las capitales de provincia- y va quedando en manos de quienes disfrutan de las llamadas rentas antiguas, que es la población más envejecida, y de los propietarios de una vivienda.

A veces, da pena pasear por las calles de nuestro casco viejo y ver cantidad de pisos, por no decir inmuebles enteros, en venta o vacíos y amenazando ruina desde hace tiempo. Hay que entender la carestía de su mantenimiento, que llevó años atrás a muchos de sus dueños a buscar una vivienda en otras zonas. La crisis también ha contribuido a que sea más difícil darle salida a esos pisos vacíos. Muchos quisieran tenerlos, pero es un lujo que está fuera de su alcance.

La otra cara de la moneda se sitúa en el barrio del Campo de la Juventud que, con sus 14.355 vecinos, le va a la zaga al Centro (integrado por los barrio del Centro, San Miguel y La Puebla, que suman 15.069, unos 650 menos que hace cuatro años). En San Juanillo viven 9.880 y en El Cristo lo hacen 6.570 (302 y 500 más que en eño 2007). Hay muchas más casas nuevas, son más asequibles y por eso gozan de una población joven y de un buen número de niños.

Estos cambios poblacionales seguramente influirán en el resultado de las elecciones municipales del día 22, puesto que el Centro siempre ha sido el feudo del PP, aunque para comprobarlo tendremos que esperar al recuento de votos.

Grupo Promecal
Diario Palentino se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol